El juego de Toledo y sus espadas toledanas

pic372288_md

Aprovechando una buena oferta del Interkits, en la cual vendían en pack los juegos de tablero Genial y Toledo, he tenido la oportunidad de probar estas dos creaciones de dos auténticos maestros: Knizia por un lado y Wallace por el otro. Hablar del Genial sobra, es un juegazo como su propio nombre indica, abstracto, ágil, un poco cabezón y sobretodo muy divertido. Pero de Toledo no sabía casi nada, excepto que a la gente de la BSK no le gusta, a pesar de ser de Martin Wallace, un buen diseñador de juegos, ya que según los expertos es un juego poco complicado donde el azar pesa más que la estrategia, o parafraseando a un amigo: “es una oca avanzada”.

Pues bien, Toledo ha sido una grata sorpresa, de esas que no te esperas porque todo el mundo te ha advertido de que el juego no vale mucho la pena. La verdad es que el juego lo he tenido que jugar una segunda vez para tener una valoración mucho más positiva que la primera. En mi primera partida éramos cuatro jugadores y la sensación verdaderamente era que el azar influía demasiado, por lo que a nadie le acabó de convencer. El problema es que Toledo es un juego para dos jugadores, en mi opinión. Con dos jugadores la balanza se equilibra enormemente y las decisiones que tomes influyen mucho más que el hecho de tener una buena mano de inicio. También soy de los que opina que una pizca de azar no viene mal en ningún juego, y que no todos los juegos van a ser como el Caylus. A veces apetece jugar a algo más ligero y Toledo cumple a la perfección, sin llegar a la simplicidad de un Carcassonne o un Exploradores.

pic299350_md

Explicaré brevemente el juego para aquellos que no lo conozcan. En Toledo somos maestros armeros que deben ganar prestigio presentando las mejores espadas al emperador. Para ello los jugadores deberán moverse por la ciudad comerciando con metales y gemas, para poder fabricar las mejores espadas y presentarlas en El Alcázar, donde mora el rey. Para ello disponemos de nuestros propios negocios, que son unas fichas que podemos colocar en los huecos vacíos del camino al Alcázar. Hay de cuatro tipos: Negocio de gemas, de acero, espadero y maestro de esgrima. En los dos primeros conseguiremos los materiales necesarios para fabricar las espadas, que deberemos intercambiar por una ficha de espada en la casilla del espadero. En la casilla del maestro de esgrima conseguiremos perfeccionar nuestros peones ante el ataque de los demás peones de los otros jugadores. Además, en el camino al Alcázar, podremos ir a las tabernas e incluso visitar el estudio del Greco y comprar alguno de sus cuadros.

Una de las cosas más originales es que el tablero lo vamos creando nosotros al colocar nuestras fichas de negocio en los huecos vacíos, con lo que se convierten en casillas nuevas que podemos visitar. El movimiento lo determinan el valor de las cartas que podemos robar, pero sólo podemos movernos a una casilla que contenga algún tipo de negocio, nunca a una vacía. Una vez se ha movido un peón podremos mover otra vez si utilizamos una carta del mismo valor que la anterior, con lo que una parte importante en la estrategia es prepararte un camino perfecto al alcázar, de tal forma que en un turno puedas conseguir metal, gema, espadero y entrar al Alcázar.

Las peleas de espadas tendrán lugar en el caso en que un peón entre en una casilla cuyos círculos estén ocupados por peones de otros jugadores. Entonces tiene lugar una reyerta que se soluciona con las cartas y que puede decantarse a nuestro favor si hemos pasado antes por la clase del maestro armero. Se trata de una forma ingeniosa y ágil de batalla, en la que es cierto que el azar influye, pero que si nos preparamos suficientemente con los maestros de esgrima jamás perderemos.

Una vez que el tercer peón de un jugador llegue al Alcázar, la partida finaliza, entonces se cuentan la cantidad de espadas que cada jugador posee y las que ha entregado en el Alcázar (las entregadas valen su valor total, las que aún tenemos en la reserva valen la mitad). Se suma el valor de las espadas, de los cuadros del Greco que tengamos y además se sumará un punto por cada dos gemas que tengamos, y como en todos los juegos que no son de Knizia, ganará aquel que consiga más puntos. Así de sencillo, divertido y bonito.

pic316141_md

Toledo me parece un juego fenomenal para aquellos que están empezando a jugar a eurogames y que ya tienen muy visto el Carcassonne, Catán, Exploradores y Aventureros al tren, además de ser visualmente atractivo y tener un tema tan apasionante como el esplendor de un Toledo medieval, donde la habilidad con la espada era un factor determinante. Como ya he comentado, me parece mucho mejor juego a dos jugadores que a cuatro, pero igualmente puede funcionar en una reunión familiar, por su sencillez y por el tema, aunque dudo que despierte pasiones entre los jugones más exigentes, que harán mejor en jugar al Raíles.

Me gusta: El tema, el diseño y la forma original de plantearse las batallas y el movimiento en la ciudad de Toledo. El detalle de poner cuadros del Greco en un juego de tablero.

No me gusta: La ficha de “Habilidad de movimiento”, que le resta azar a uno de los jugadores y le hace el juego más fácil, aunque todos los jugadores tienen la opción de conseguirla en cualquier casilla de Maestro de Esgrima.

Mi nota: 9 para los “casuals” y familia, 6 para los jugones de toda la vida.

Anuncios

Un comentario en “El juego de Toledo y sus espadas toledanas

  1. Vale, le daremos una segunda. Mucho tendrá que cambiar la cosa para que me parezca que es posible ejercer un mínimo control sobre el juego. Buena reseña

    Saludetes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s