Losetas de arquitectura griega

pic90088_md

¿Te gustaría ser el arquitecto de una antigua polis griega? Pongamos por ejemplo a Corinto, que era la segunda ciudad más importante de Grecia, sólo superada por Atenas. ¿Os imagináis la frenética actividad de unos esclavos portando piedras, mármol, maderas nobles y semillas de árboles exóticos para construir bellos palacetes y jardines de ensueño? ¡No nos olvidemos de los arquitectos griegos! ¡Ni de los escultores griegos! Fueron arquitectos griegos los que inventaron el Diolkos, una idea de tal creatividad e ingenio que aún hoy nos sorprende. Por eso, para acordarnos de todos aquellos que construyeron las maravillas del pasado, voy a reseñar éste juego, en el que nos ponemos en la piel de un arquitecto griego al que le han encargado la construcción de una bella ciudad, a pesar de que en un primer momento nos pueda parecer que lo único que hacemos es poner un cartón al lado de otro de forma ortogonal. ¡Por favor, un poco de imaginación! ¿O acaso sois espartanos?
El juego de Architekton está editado por Queen Games y diseñado por Michael Schacht, un prolífico autor de juegos de tablero, creador entre otros del Magna Grecia, el Hansa o el más reciente Valdora, aunque uno de los más famosos es el Zooloretto, ganador del Spiel des Jahres del 2007. Pero hablemos ahora del Architekton, un juego que puede parecer un Carcassonne simplificado pero que esconde una profundidad mucho mayor de lo que puede parecer en un primer momento. La mecánica de poner losetas, ya vista en Carcassonne o Alhambra, alcanza un nivel superior de estrategia en éste sencillo juego para dos jugadores.
pic266350_md

Explicaré brevemente las reglas del juego, en resumen: hay que construir viviendas en el mejor paisaje posible. Para ello existen losetas de paisaje y losetas de edificación. Cada loseta de edificación contiene una casa en el centro y un paisaje en cada uno de sus lados, que debemos hacer casar con una loseta de paisaje de forma ortogonal, con lo que se va conformando un mapa ajedrezado la mar de aparente.

En su turno, un jugador escoge dos losetas de las seis disponibles (tres de paisaje y tres de vivienda) y las coloca ortogonalmente, de forma que al menos uno de los lados de la loseta que se pretende colocar coincida con un paisaje, del tal forma que un bosque esté colocado ortogonalmente junto a una vivienda con bosque, que a su vez está colocada ortogonalmente con otras losetas de paisaje. Nunca se pueden colocar dos losetas de paisaje o vivienda juntas, ni poner una vivienda sin su ficha de casa.

Cuando una loseta de vivienda tiene cubiertos sus cuatro lados con paisajes se puntúa de la siguiente forma: si tiene todos los lados correctos, recibe un punto de prestigio, pero por cada lado mal colocado pierde un punto. Aquí es donde está la trampa, pues es muy fácil ir colocando losetas correctamente, la tarea es fastidiar al otro arquitecto poniendo losetas de paisaje en lugares que a nosotros nos vayan bien, pero que estorben al contrario. Es posible perder dos o tres puntos de ésta forma, como al empezar tenemos un solo punto habrá que vigilar dónde ponemos las losetas y qué posibilidad tiene el contrario de fastiarnos. El jugador que no pueda pagar puntos en alguna puntuación, pierde automáticamente.
pic105548_md

Una vez que se terminan las losetas acaba el juego. Entonces se  eliminan del mapa todas las casitas colocadas que no estén rodeadas por al menos tres losetas, y por último se hace un recuento final, esto es, se suman los puntos ganados por cada uno -suele estar reñido- y después se determina cuál es el grupo de casas colocadas verticalmente mayor de cada jugador -esto es así porque el diseño es ajedrezado, nunca podrá haber dos casas adyacentes en horizontal-, entonces se suman  las casas y se añaden a la puntuación final.

Por ejemplo: acaba la partida y tenemos tres puntos y un grupo de tres casas colocadas verticalmente, con lo que finalmente tenemos seis puntos. Entonces el rival cuenta sus puntos, que son los dos ganados durante el juego y su grupo de cuatro casas en vertical, con lo que también obtiene seis puntos. Al ser un empate, ganará aquel que tenga más casas colocadas.

Me gusta: la sencillez del sistema de juego y las posibilidades de interacción que ofrece, se juega en diez minutos y siempre tienes ganas de volver a jugar.

No me gusta: que haya tan pocas losetas, creo que se podría haber aumentado el número de las mismas, sobretodo las de paisaje, aunque fueran un par más,  e incluso se podría haber intentado hacer el juego para más jugadores, aunque supongo que si esto no es así es porque el autor lo habrá testeado y decidido que es mejor poner menos losetas y menos jugadores… ¿o sacará una expansión?

Mi nota: un 8, notable alto para todo tipo de jugadores. Es una lástima, en mi opinión, que el juego no esté más considerado. Tal vez su estética y su relativo parecido al Carcassonne lo lastran de mala manera, relegándolo al limbo de los juegos mediocres… pero yo prefiero antes un Architekton que un Battle Line o un Exploradores, por poner dos ejemplos de juegos para dos jugadores sencillos y más considerados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s