Brass, el juego de los inicios de la era industrial

brass

Bienvenidos al Lancashire del siglo XVIII. El mundo está apunto de evolucionar desde algo que podríamos denominar como “cercano a lo medieval” hacia lo que actualmente conocemos como “el mundo moderno”. Este cambio será bautizado como La Revolución Industrial, aunque pasará mucho tiempo hasta que los historiadores acuerden en llamarlo así.

Brass es un juego creado por Martin Wallace que simula el paso a la era industrial de Lancashire. Después de este paso, ya nada volverá a ser igual en el Viejo Mundo. El ferrocarril irrumpe con fuerza como el medio de transporte más eficaz para personas y mercancías, mientras los talleres artesanales contemplan con estupor las sucias fábricas que se yerguen donde antes había campos por donde pastaban los rebaños. Al parecer, el término “Brass” lo utilizaban en Yorkshire como sinónimo de dinero: “where there’s muck there’s brass”, que significa: “donde hay suciedad hay dinero”.

En el juego, los jugadores representan a hombres de negocios —al parecer, centrados en el algodón—, industriales ávidos de ganar dinero a espuertas, para lo cual tendrán que hacerse con el control de zonas estratégicas donde fundar sus fábricas o controlar el paso de mercancías. Cuanta más suciedad, más dinero. Explicar el reglamento del juego excede con mucho la intención de esta reseña, tan solo diré que este es un juego de los duros, de los de romperse la cabeza y gestionar a la perfección el dinero y los recursos, sin descuidar las intenciones de los oponentes.

piezas2

Empezaremos en la era de los canales, donde las mercancías se transportan en barcos que surcan las vías fluviales, y después pasaremos a la era de los raíles, donde las chirriantes máquinas de hierro harán el mismo cometido pero mucho más rápido. Construiremos puertos para importar carbón o hierro y exportar algodón, enlazaremos nuestras redes con las de nuestros oponentes para aprovechar sus vías de transporte, pondremos a trabajar a los mineros para que consigan los recursos necesarios para alimentar nuestra industria, y tal vez incluso logremos construir un astillero, con lo que nuestra fama será legendaria y digna de pasar a la historia. O tal vez nos arruinemos y nos quedemos en la estacada, lamentándonos por nuestras acciones, mientras vemos pasar los trenes repletos de algodón, dirigiéndose al lucrativo mercado exterior.

El juego es magnífico, sin duda, pero tiene algunos aspectos que se podrían mejorar —aunque estos defectos sean los de siempre del tito Wallace—, y es que hay tantas excepciones y normas a tener en cuenta que hacen que se entorpezca el ritmo de juego y que a cada momento se estén consultando las reglas o cuestionando las acciones por alguna excepción que no está clara. Supongo que a más partidas, menos parones, pero si la idea principal de un juego es la de entretener, en este el global de diversión con respecto al de entendimiento de las reglas se decanta hacia este último, y le resta muchos puntos con respecto a un Puerto Rico o un Caylus, por ejemplo.

tablero

Conclusión: el Brass es el juego que todo jugón tiene que jugar alguna vez en su vida, pues es un verdadero reto en cuanto a gestión y optimización de recursos, especialmente recomendado para cuando el grupo de juego esté compuesto por cuatro aguerridos jugones capaces de ventilarse un Caylus en 45 minutos. A los novatos ni se os ocurra empezar a jugar con el Brass, id subiendo de nivel gradualmente, con un Agrícola, un Tigris & Éufrates, un Dominion… ¿un Raíles? No sé no sé… yo creo que en cualquier caja donde salga el nombre de “Martin Wallace” debería incluirse la leyenda: “Atención: No apto para jugadores ocasionales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s